A diario recibo montón de correos electrónicos de profesionales que han emigrado a España y que se encuentran trabajando en cargos que no corresponden a su profesión y experiencia.

Quiero partir desde mi convicción y valores: TODOS LOS EMPLEOS HONRADOS SON DIGNOS, pero a menudo me consigo profesionales exitosos, con una carrera brillante y con un alto potencial en su país, que al emigrar legalmente, hacen borrón y cuenta nueva. Comienzan a trabajar “en lo que sea” porque de algo hay que vivir y se olvidan de diseñar y ejecutar un plan que los acompañe a continuar su desarrollo profesional en una nueva cultura…. Pasan los años y ya cuando vuelves la mirada atrás, el currículo en donde decía que habías pertenecido a una empresa con XX años de experiencia, con reconocimientos y estudios en Universidades de prestigio de tu país, queda muy lejos de tus nuevos empleos…. Y así van pasando las estaciones (primavera, verano, otoño invierno, primavera, verano….) y de repente un día, ya los recuerdos de tu éxito profesional, los guardas en la memoria como la época de la juventud: con nostalgia de tiempos que no volverán.

Después de 15 años de exitosa carrera en el mundo corporativo de RRHH, desarrollando el talento en países en Latinoamérica, emigré a España y desde aquí he apoyado, en muchas ocasiones, al profesional latinoamericano que ha decidido legalmente abrirse camino en este lado del charco.

Y es a Uds. a quienes les quiero enviar mi mensaje.

Cuando decidimos iniciar una nueva vida, en un nuevo país, lo podemos hacer desde dos ópticas: una desde la huida de donde nos encontramos y otra desde el sueño que queremos alcanzar a donde nos vamos.

Cuando nuestra decisión está basada en la huida, cualquier cosa que venga será mejor, sin pensar en el mediano y largo plazo. Nuestra mirada estará fijada en lo que dejamos atrás, en el pasado, y en el tiempo que nos demorará retornar a nuestro país.

Cuando iniciamos un nuevo camino, desde el sueño, nuestro foco está en el futuro; y antes de iniciarlo nos preparamos, previniendo cualquier desvío a nuestro plan, pensando en el corto, mediano y largo plazo y desde ahí nuestras posibilidades de emplearnos en nuestra profesión se incrementan.

¿Si has sido un profesional exitoso en tu país, qué te hace pensar que aquí no lo serás? Tenemos una cantidad de competencias invaluables, justamente por venir de un país sub-desarrollado: nos hemos acostumbrado a gerenciar el cambio, a hacernos cargo de situaciones diferentes (tanto personales como laborales) que cambian minuto a minuto; trabajamos eficientemente en términos de recursos hasta el punto de que sabemos lo que significa entregar resultados excepcionales aun sin recursos; retamos el status quo diariamente y aun así no dejamos de tener esa picardía y alegría que caracteriza a los latinos.

¡Cambiaste de país, no de actitud! Solo tenemos que identificar cuáles son esas competencias que tenemos en nuestro ADN, a las que en Recursos Humanos le llamamos competencias transferibles, y ponerlas en blanco y negro en un papel que diga Curriculum Vitae y luego salir a los procesos de entrevistas seguros de lo que somos. El hecho de estar aquí, ya habla bien de nosotros; no tengamos miedo a ir por nuestros sueños y por favor no se conformen con el trabajo “en lo que sea”.

Tomen lápiz y papel, y plasmen QUE QUIEREN SER, ya luego nos encargaremos de EL CÓMO LO HAREMOS.

Impulsate.es estará aquí para acompañarlos.

María Inés Civit
Fundadora Impulsate.es
Especialista en Empleabilidad, Desarrollo de Talentos y Desarrollo Organizacional

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies